sábado, 4 de marzo de 2017

El futuro es el crimen, baby P1



La semana pasada, más concretamente, el jueves, puse la TV, y  me encontré con una serie de aciagas noticias. En cierto modo, lo sabía pero me negaba a creerlo, prefería seguir teniendo fe en esa estructura tan corrupta y retorcida que es la Justicia en este país. Y, justamente, esa semana fue, para mí, una semana negra en España.

Desde que explotó la burbuja, he podido apreciar y conocer todo tipo de abusos a la sociedad española, integrada en su mayoría por una clase pobre y media-baja en decadencia. ¿Habéis visto alguna vez esas típicas piñatas que ponen en las fiestas de cumpleaños? Por similitud nosotros somos esas piñatas. Nos han sacado todo lo que han querido. He conocido casos de amigos de la familia que no han podido recibir la herencia de sus padres, ya que el impuestos de sucesiones había subido hasta niveles desmesurados, hasta el punto de que pagabas más de lo que recibías; el pobre propietario de una tienda de barrio asfixiado por un impuestos de sociedades, seguridad social, IRPF y licencias; la madre de una niña recién nacida que tiene que avisar con antelación a su jefe para que la despida, porque en el caso de que se calle no la volverán llamar para trabajar a turnos como cajera; el amigo que ha abandonado sus estudios universitarios por no poder pagar la matrícula y otros tantos sin beca por un supuesto exceso de patrimonio, que está embargado.  Todos ellos tienen una cosa en común: nunca han recibido ayuda. 

Al amigo de la familia no le concedieron un plazo para pagar el impuesto y el otro tuvo que abandonar toda pretensión de recibir la herencia de sus padres; el pobre propietario tuvo que cerrar la empresa y hacer frente a todas esas deudas con su patrimonio personal; la madre fue despedida y, tal vez, cuando pueda dejar a la niña sola, la volverá a contratar; el amigo está trabajando de camarero 5€/h. y los otros no están en mejores condiciones, tal vez pierdan sus casas. Todos ellos son persona normales, que podrían ser tus vecinos.

Pero, luego, están las personas no normales. Esas personas de la alta sociedad, aristocráticas (no en el sentido platónico), cuyas cuentas corrientes tienen 7 cifras como mínimo, que tienen una genealogía impresionante y que merece nuestra admiración. Esa personas no normales que forman sus círculos con personas no normales. Pues ellos son las que necesitan ayuda para no caer o irrumpir en la normalidad, en nuestra cotidianidad. 

¿Impuestos? ¿Ellos? ¿Para qué? Si pueden defraudar y no pasará nada. Todavía algunos de nosotros defendemos sus actos o su inocencia. Sus empresas no cerrarán sino que le cambiarán el nombre y, por supuesto, su patrimonio personal permanecerá intacto. ¿Empleo? ¿Por qué deberían preocuparse? ¡Tienen plaza en lo público! Y, por supuesto, los retoños irán a universidades privadas para luego declarar que no saben nada, a pesar de haber estudiado en la universidad TOP 1. 

Una larga sombra se cierne sobre la democracia, que, en los últimos años, ha recibido varias heridas fatales. Los discursos políticos están impregnado de sofismas, envenenando a la democracia y, por supuesto, envileciendola. Occidente ha puesto a personas de valores antagónicos a los que se supone que debe reflejar en la cúspide. Por ejemplo, la victoria de Trump ha demostrado que somos tan incultos e incivilizados como aquellas sociedades que señalamos como incultas, incivilizadas y salvajes. ¿Cómo es posible que  propugnemos la libertad, la igualdad y el progreso sí somos justamente lo contrario? Solo tengo una explicación: nuestra sociedad ha sido corrompida. Vivimos en una sociedad  impregnada de un aroma de injusticia, desigualdad y de pobreza y de algún modo somos incapaces de comprometernos políticamente. Es más, la mayoría de nosotros somos incapaces de identificarnos con nuestra clase y pretendemos romper con ese esquema, como si actualmente no existiera. Es un error, porque de ese modo solo rechazamos toda reivindicación política.

Y ésto continuara...



lunes, 20 de febrero de 2017

Mis próximas lecturas para 2017


Bueno, estas son mis próximas lecturas a lo largo de 2017 y espero poder reseñar o reflexionar sobre algún tema en relación con cada una de ellas:



1-Todos los animales somos hermanos de  Jorge Riechmann

2-La Saga del Brujo de Andrzej Sapkowiski.

3-Ciertos relatos de Lovecraft (a especificar más adelante).

4-El jugador implicado. Videojuegos y narraciones de Lluís Anyó.

5-El castillo de Kafka.

6-El proceso de Kafka.

7-El exorcista de William Peter Blatty.

8-El hombre invisible de Wells.

9-Hubo una vez una guerra de Steinbeck.

10-¿Qué fue del buen samaritano?: Naciones ricas, políticas pobres.

11-La República de Platón.

12-Leyes de Platón.

13- ¿Sueñan los androides con ovejas electrónicas? de Philip K. Dick.

14- Fahnrenheit 451 de Ray Bradbury.

15-Un mundo feliz de Huxley.

16-1984 de Owerll.

17-La verdad y las formas jurídicas de Foucault.

18- El camino de Delibes


Está lista, con el paso del tiempo, se ampliará y, seguramente, estará sujeta a cambios, eliminando y añadiendo libros, en función de lo que me apetezca en cada momento.

viernes, 10 de febrero de 2017

Resident Evil 7 y la esencia de RE


Resident Evil 7, por desgracia, nace enmarcado en un contexto de rechazo y desagrado por los fans. Por un lado, los más viejos de esta saga afirman que no es un verdadero Resident Evil, solo una copia de Alien o de otros juegos de terror en primera persona como, por ejemplo, Outlast o Amnesia. Por otro lado, los más nuevos en esta saga se quejan de la falta de acción en el videojuego, entendiendo que la verdadera esencia de RE se encuentra en los episodios 4, 5 y 6. Y todos ellos han despotricado sobre este videojuego, por lo que he decidido hacer un análisis, que no será objetivo; realmente,  soy un gran fan de esta saga, sintiéndome más cómodo entre los fans más viejos, pero también más flexible que la mayoría de ellos.


Para mí esta saga comenzó en el año 1998 con mi primera playstation, disfrutando en dicha plataforma de las 3 primeras entregas. Ya, desde pequeño, interesado en el terror, no pude evitar adentrarme en el universo creado por Shinji Mikami. Demasiado pequeño para poder salir victorioso en los múltiples puzzles que planteaba este videojuego, dado que no existían guías en Internet o ,por lo menos, yo no tenía conocimiento de ellas, además que no tenía Internet en esa época. Sin embargo, ayudado por mi hermano mayor sí pude disfrutar de una verdadera experiencia survival horror; recuerdo no poder olvidar  el primer zombie que te encuentras en RE 1, el puñetero calvo pálido ha atormentado mis pesadillas desde los 8 años y nunca podre olvidarlo.



He disfrutado de RE 0,1 (también remake),2,3, CODE VERONICA, 4 y Revelations 1. También  he completado otros como el 5, que, para mi gusto, debería caer en el olvido. Y el RE 6 es una puñetera desgracia; si el 5 ya era una patada en las partes nobles, el 6 era un descojone y nunca he llegado a pasarmelo por lo aburrido que es. A pesar de que el 4 supuso un gran cambio en la saga, no me disgustó y lo disfrute como un niño pequeño. Es una verdadera joya pero Capcom nunca supo continuar el camino que abrió el 4, salvo el Revelations 1 y siendo generosos.O, básicamente, pensaban que los fans de la saga buscábamos solo acción en RE y no pasar un mal rato.

RE 7  ha generado una gran polémica por sus cambios:


-En primer lugar, la cámara en primera persona. Resident Evil 1 supuso una gran revolución en los videojuegos por sus mecánicas torpes, su dificultad y sus cámaras fijas, llevando a los videojuegos de terror a  las ventas elevadas, que nadie se esperaba. Si no me equivoco, RE 1 vendió alrededor de 4 o 5 millones de copias, lo que es una salvajada para un videojuego de terror. Y dicha fórmula, que bendijeron como survival horror, algo así como un videojuego a medio camino entre la acción y el terror, le siguió un gran éxito durante varios años; esa misma formula fue utilizada por muchas otras compañías para hacer otras sagas como Silent Hill, Project Zero, ... Sin embargo, la explotación de esas sagas terminó cansado y bajaron las ventas, así que no quedo más remedio que reinventar RE. A diferencias de otras sagas, la única que supo reinventarse fue Resident Evil con su cuarta entrega. RE 4 ya cambió la cámara, lo que no estuvo exento de críticas. Ahora bien, no era una cámara cómoda, sino, también, bastante incomoda, no permitiendo al jugador ver en su totalidad el paisaje que le rodeaba. Y dicha cámara luego fue, también, adoptada en otros videojuegos del género survival horror.

Por tanto, no es la primera vez que RE cambia la cámara. Es más, ya ha habido otros videojuegos de RE con cámara en primera persona, solo que RE 7 es el primer título principal en implementarla. Y no veo inconveniente en ella, yo he completado RE 7 y lo he pasado fatal y hacía mucho tiempo que no lo pasaba tan mal con un videojuego. 

¿Qué ya otros videojuegos de terror tenían la cámara en primer persona? Si, desde Amnesia se sigue está moda, pero lo cierto es que permite una mayor inmersión en el videojuego. Además, hay que tener en cuenta que capcom nunca hace protagonistas muy currados por lo que sientes que tú estás en el lugar del personaje y no te identificas con él. Yo, prácticamente, me olvidé que existía Ethan.





-En segundo lugar, tener esconderse o huir de los enemigos. Bueno, esto no es cierto del todo. Del único que huyes es de Jack en una determinada parte del videojuego. Por lo demás, tu tienes tus armas para defenderte de la familia y sus alimañas. Además, no es la primera vez que tienes que huir en RE, más concretamente, en RE 1 remake y RE 3. Por un lado, en RE 1 remake tenías que huir de Lisa Trevor, ya que ella no podía morir, y, por otro lado, en RE 3 huías durante todo el videojuego de uno de los enemigos más emblemático de la saga, es decir, Nemesis. Ésto no es un Outlast, es más toda comparación con Outlast me ofende; nunca he considerado Outlast como un videojuego de terror, en realidad, se trata más de un videojuego muy frenético. El principal oponente de RE siempre será Silent Hill (a pesar de que saga está un poco muerta) aunque son videojuegos muy distintos, porque el primer siempre se adentro más en los derroteros de la acción mientras que el segundo abandono toda acción para centrarse en el terror psicológico.

De todos modos, no fue Outlast el que creó ese modo de videojuego, ya que lo popularizó Amnesia, y no solo eso, sino que en 2005 vio la luz Haunting Ground, que es un videojuego con un jugabilidad similar a Amnesia y otros y anteriores a ellos. Y justamente ese videojuego también es de Capcom.




-En tercer lugar, la falta de acción. Bueno, a diferencias de Silent Hill o Project Zero, Resident Evil siempre ha tenido un componente de acción. En todas sus entregas, al final del videojuego, normalmente, la acción sobrepasa los elementos de terror. En RE 4, 5 y 6, ese componente cambio, dando lugar a una elefantiasis de la acción, reducción el terror a muy pocos elementos o abandonándolo totalmente. Pero en RE 7 se ha tratado de contentar  a todo público manteniendo el terror en la primera parte del videojuego, más concretamente, en los dos primeros bosses, y abandonando el terror y adentrándose en el campo de la acción con el tercero y el resto de su duración, que no es poca. 

En mi opinión, este reversión está más que justificada ya que RE se había convertido en un simple Call of Duty con infectados y zombies y algún monstruo mutado. ¿Qué hay gente que se queja de este cambio? RE nunca fue una simple saga de acción estúpida. Aún así, seguro que sacarán spin off de acción.

-En cuarto lugar, no tiene relación con la historia de Resident Evil. Bueno, la verdad, es que el trasfondo de la historia se va desarrollando muy lentamente. Al principio solo sabemos que Ethan acude a la mansión Baker para rescatar a su pareja. No sabemos prácticamente nada de ellos. En realidad, hasta que no matamos a Marguerite Baker no empiezan a contarnos la verdadera historia, que ésta más trabajada que en las últimas entregas. Para el disgusto de ciertos detractores, RE 7 tiene relación con Resident Evil y es, básicamente, una reinvención de la saga, que le hacía falta. 
Sin embargo, el modo de contar el trasfondo me disgustó. Creo que se podía haber contado mediante documentos y papeles dejados a lo largo del videojuego, como siempre se ha hecho, evitando horas innecesarias, pero supongo que lo hicieron para aumentar la duración. Es más, la utilización de flash back me estropeó la atmósfera tan bien lograda. Además, de estar todo la mansión Baker llena referencia a las primeras entregas.

Ahora bien, la historia cojea en cierto modo, sobretodo al final, aunque Capcom se ha pronunciado que todas las dudas se resolverán con los maravilloso DLCs.


-En quinto lugar, la vuelta a los orígenes, es decir, al survival horror, y  con todo lo que eso implica: escaseo de munición y objetos curativos, y la necesidad de administrar los objetos que puedes llevar encima. Y si, es una vuelta a los orígenes en sentido estricto. Hay escaseo de munición, las hierbas y fluidos también escasean y, por fin, han vuelto los problemas con el inventario. Pero un survival horror no es simplemente eso; un survival horror implica torpeza en el movimiento y en el manejo de las armas, cosa  que no ocurre en esta entrega, aunque no es del todo criticable, ya que una saga debe evolucionar y supongo que disgustaría a muchos fans esas mecánicas a estas alturas. Además, de una dificultad muy baja para ser un "verdadero" Resident Evil, pero eso lo dejo para más adelante.

-En sexto lugar, la facilidad de los puzzles. Si por algo se caracterizaba los primeros RE era por sus maravillosos puzzles, algunos imprescindibles y otros opcionales. Desde las primeras entregas, estos puzzles cada vez son más sencillos y no es una excepción en la ultima entrega. Esto si que, de verdad, me ha disgustado y dolido. No había nada más maravilloso en un survival horror que no tener ni idea de cómo continuar o de cómo solucionar el puzzle. 

He visto que varias revistas lo han defendido y han expresado que así no se rompe la continuidad del videojuego. ¿De verdad? No creo que se rompa la continuidad porque me tenga que poner a buscar llaves, medallones o yo que sé por toda la puñetera casa mientras una panda de monstruo malcriados tratan de violarme. Y no esto no se compensa con el modo manicomio. 


-En séptimo  lugar, la baja dificultad. Esto es cierto y no me explico cómo hay personas que han muerto 30 o 40 veces, yo creo que morí menos de 8 y todas ellas fueron con los jefes. Y esto es lo que me refería antes, pasarse un survival horror tiene que ser proeza y este, para mí, en gran parte ha sido un simple paseo. He jugado en modo normal; es cierto que en el modo manicomio la dificultad cambia bastante pero es que éste debería ser el modo normal. Como he dicho antes, el modo manicomio no cambia la dificultad de los puzzles, solo la de los enemigos y también el número de balas y curas que te encuentras. 

Pero tampoco puedo criticarlo demasiado, Capcom ha emprendido un maravilloso camino con esta nueva entrega y prefiero esto a volver a jugar un RE 5 o 6, que son horribles. De todas formas, espero que tomen nota de aquellos defectos que hemos visto al producto y  se solucionen en futuras entregas. En caso contrario, siempre nos quedará niveles de dificultad superiores.

-En octavo lugar, la comparación con Silent Hill P.T. Y esto es lo que más gracia me hace. Me parece absolutamente ridículo. Por esa regla de tres, todas las entregas de Silent Hill son una copia de Resident Evil, así como  otros videojuegos de terror. Además, Silent Hill P.T. era un walking simulator. Lo que no se puede negar es que Resident Evil tiene influencia de Silent Hill y otros, pero es que Silent Hill y otros tienen influencia de RE. Y no es la primera vez que un RE rinde homenaje, por decirlo de algún modo, a otros videojuegos  y películas de terror, lo lleva haciendo desde el comienzo. ¿Tan negativo es esto? ¿Se debe desmerecer una gran entrega por su influencia? Pues no. 

Y más que a P.T., lo que toma como influencia es Silent Hill 2. Ambos protagonistas acuden a un lugar desconocido porque han recibido una carta/email de su esposa presuntamente muerta. Pero solo es el comienzo o el principio, el punto de partida lo que toma como influencia, Resident Evil nunca se va a ir por el camino del terror psicológico pero es de mi agrado que rinda homenaje a uno de los mejores videojuegos de terror. Si me ha disgustado esa especie de purgatorio en RE7, dónde Jack pide perdón y explica parte de la historia y el comportamiento de su familia. Eso es innecesario en un RE. Al fin y al cabo eso si que es más propio de un Silent Hill.  Y, por supuesto, rinde homenaje Shinji Mikami, su creador, y a su Evil Within. También toma influencia de cine B como La matanza de Texas, Evil Dead, Las colinas tienen ojos, ...




En conclusión,  RE 7 es un pedazo de videojuego. Es uno de los mejores videojuegos de terror que hemos podido recibir en los últimos años y, sobre todo, un gran giro para esta saga que parecía terroríficamente muerta. La lastima es esa política de DLCs que tiene Capcom, que decide venderte el videojuego a trozos, especialmente, en esta entrega, cuya historia principal cojea y que explicará en los próximos DLCs. Por lo demás, recomiendo que si podéis esperar, en cuanto salga la versión GOTY, pillarlo, merece la pena. A pesar de esa política, ojala RE 7 venda lo esperado para que Capcom decida continuar por este nuevo camino así como se recuperen otras sagas tristemente olvidadas como, por ejemplo, Silent Hill, que desde su tercera entrega parece, también, muerta. Konami debería tomar nota de Capcom y revivir una de sus mejores sagas. No rechazo entregas como Outlast; en realidad, las disfruto pero videojuegos de ese estilo nunca me han provocado terror, sino más bien un frenesí, que es lo puedo recordar de ellas, salvo Amnesia, que para mí sí fue un gran acierto.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Hay vida después de Juego de Tronos


La angustia, el desanimo, el tormento y la desesperación que deja en la vida de algunas personas la gran serie de HBO llamada Juego de Tronos, que es la adaptación de la saga Canción de Hielo y Fuego a la pequeña pantalla. Más que una serie, parece un movimiento social, casi una religión. Y cada día veo a más personas impacientadas y susceptible por su ausencia. Pues aquí tenéis unas cuantas series para llenar ese vacío que os ha dejado Juego de Tronos, dado que la última temporada se va a retrasar, además de que todavía no hay fecha para el nuevo libro. Seguro que os ayuda a pasar el mono.

#1 Stranger Things

Es una serie de Netflix estrenada en este año, repleta de homenajes a Stephen King, Steven Spielberg y otros directos destacados en los años 80, así como también referencia a Silent Hill. La historia se centra en la desaparición de un niño de forma extraña. En la búsqueda del niño se implican sus amigos y familiares y a medida que avanza los acontecimientos se descubre una trama repleta de conspiraciones y fuerzas paranormales. Es una serie bastante adictiva y uno de los mejores productos de este año. Constantemente tensa y, en ocasiones, incluso terrorífica. Ah, y cuenta con un preciosa BSO.

Debido a su éxito, en 2017 se estrena su segunda temporada. 


#2 Carnivale

Cualquier cosa que se diga de esta serie es poco; es realmente compleja, llena de subtramas. Es una serie que superficialmente se centra en la clásica y eterna lucha entre el bien y el mal. Está ambientada en la Gran Depresión de 1929, perfectamente ambientada, en ella se dibuja y perfecciona un grupo de feriantes, que viaja por todo EEUU en busca del elegido. Puedes respirar cierto aire a David Lynch por  tanta simbología y esoterismo. Es una serie para pensar, si busca algo que te relaje y no te haga buscar información después de verla, ésta no es tu serie. 

Ben Hawkins, el protagonista,  después del fallecimiento de su madre y la demolición de su hogar, es recogido y aceptado por un grupo de feriantes, dirigido por el llamado El Patrón, que esconde cierto interés por Ben. Por otro lado, tenemos al hermano Justin, ferviente creyente, que después de unas visiones extrañas empieza a cambiar su forma de ser y propia perspectiva respecto a la religión.


                                                                                                   #3 Les Revenants


Es una serie francesa ya concluida. La trama gira en torno a la "resurrección"  de varias personas no en modo zombie y el choque  que supone para las personas cercanas a los ya no-fallecidos. 

¿Cuántos extrañamos a algunas personas de nuestro alrededor por que ya no están? Pues esta serie te va a mostrar el lado oscuro de nuestros sentimientos de esperanza de que tal vez vuelvan algún día. ¿Y el resucitado cómo se sentirá? Pues también la serie muestra su perspectiva, que te aseguro que  es bastante incomoda. 

Si te gustan las series de misterio, ésta es la tuya. Pero aviso es lenta pero el guión de la primera temporada (todavía no la he terminado) no cojea. A pesar de que no la he terminado, me atrevo a recomendarla. Sin embargo, de la segunda temporada creo que no cuentan nada bueno.

 #4 Penny Dreadful

Otro de mis grandes descubrimientos y no solo por Eva Green. Es una serie  que terminó este año que merece ser recordada. En esta serie encontraremos a grandes personajes de la literatura clásica como, por ejemplo, Dorian Gray, Victor Frankenstein y su monstruo, Doctor Jekyll, Van Helsing, ... Una serie plagada de recitales de poesía romántica y erotismo gótico. Diálogos eternos y no pesados sobre la libertad, la vida, la muerte y el amor. Una actuación magistral por parte de todo los actores, destacando, especialmente, a Eva Green, hacia mucho tiempo que no veía una actuación tan buena.

Consta de 3 temporadas y todas ellas peculiares y especiales. En la primera temporada consiste en la búsqueda de la hija de uno de los personajes principales mientras que en las otras temporadas supone descender al infierno que es analizar al personaje de Vanessa Ives y su pasado y futuro. Cierra con un temprano y apresurado final pero bien cerrado, no dejando abierta ninguna trama. 


#5 Ash vs Evil Dead



Dios,¿qué podemos decir del bueno de Ash después de la clásica trilogía de Evil Dead? Pues nada! Es decir, es una versión refrescante, emocionante y más humorística que nunca de lo que ya pudimos ver, a veces  terrorífica. Nada repetitiva y es como una droga. Es una adaptación a la pequeña pantalla muy buena y sorprendente. En las peores situaciones te sorprenderán con diálogos, actuaciones o ideas inesperadas como siempre hace Ash. Dispara primero, luego piensa, lema que deberíamos aplicarnos un poco de vez en cuando. Y Ash no ha cambiado, sigue con su mano de postiza, su motosierra y escopeta recortada salvándonos de los demonios.

¿Qué nos has visto las películas? Eso no es ningún problema, la serie te explica todo lo que necesitas para entenderla. Así que no tienes excusas para darle una oportunidad, que se la merece, sin duda.